lunes, 11 de agosto de 2008

Actos y actitudes

Hace ya algun tiempo que participo en actos pro-veganismo y derechos animales organizados por IgualdadAnimal. En ellos uno experimenta todo tipo de sensaciones a la vez que puede comprobar todo tipo de reacciones en quienes los presencian.


Cuando yo empecé, me sentía totalmente avergonzada, siempre sentí miedo escénico, en clase, con los amigos... nunca me gustó ser el centro de atención y más porque desde pequeña, mi físico no ha contribuido a que las miradas de los demas fueran muy agradables. No es que sea un horror andante, porque no creo serlo, pero he de reconocer que siempre he tenido tendencia a ser rechoncha y en esta sociedad, no es algo que guste demasiado. Quizá esa insatisfacion personal sea lo que me ha hecho siempre sentirme adisgusto ante las miradas de los demás. Pero en esta ocación, consideré que "la lucha" era mucho mas importante que lo que yo sintiera en ese momento y me decidí a unirme a los demas activistas. Por suerte las pancartas eran lo suficientemente grandes como para taparme casi entera.
Con el tiempo, he ido pasando por diferentes etapas, y la pancarta ha ido dejando asomar mi cara cada vez un poquito mas. Incluso he llegado a superar mi fobia al metro.



En todos los actos a los que he asistido, he tenido un monton de sentimientos, algunos de alegria y satisfacion al pensar que estamos haciendo algo bueno, que luchamos por algo que creemos injusto; otros de rabia y d e impotencia por no poder hacer algo más, algo que cambie los corazones de la gente de tal manera que vean lo que nosotros vemos; y muchos, muchos de tristeza, taaan grande que a veces hay que aguantar las lagrimas para que no las vea "el publico". Es tan triste saber que a la mayoria de las personas que nos ven no les importa lo mas minimo lo que estamos mostrando. Es tan penoso ver en sus rostros risas, al parecer les resulta divertido lo que hacemos... y a mi me parece tan triste que les haga gracia.

Algunas de las personas que nos ven, se sienten atacados, y nos atacan a su vez. Nos insultan, nos miran con desprecio, nos dicen en que otras cosas debemos ocupar nuestro tiempo en vez de en eso... Otras se tapan la cara o los oidos para no ver nuestros carteles ni oir el horror de los chillidos de los animales en los mataderos del video que mostramos. Pocos son los que nos miran con complicidad o los que en su mirada muestran algo de sensibilidad por lo que ven, hay algunos, pero pocos...


Yo siento tan claramente lo que intento mostrar, siento ese dolor tan tremendo de esos animales que son separados de sus madres, mutilados, torturados, masacrados... No puedo mirar a otro lado, no puedo taparme los ojos ni los oidos, no puedo reirme de algo tan cruel, y no se como hacer que esos sentimientos tan grandes que tengo dentro lleguen hasta los demas.

1 comentario:

arrels dijo...

Que triste lo que cuentas .
Qué lástima vivir en una sociedad tan insensibilizada a todo.
Mucho ánimo a todos los activistas por el excelente trabajo que hacéis.
Muchas gracias por ellos, por nosotros ...