jueves, 28 de mayo de 2009

Sentimientos contrapuestos

En un instante, en décimas de segundo, pueden llegar a sentirse tantas cosas a la vez.... Podemos sentir miedo, tristeza, compasión, inseguridad, impotencia, y a la vez podemos sentir rabia, odio, agresividad... y todo eso en cuestion de segundos....

Hoy me encontré un pollito. Heidy estaba jujaneando entre unos rosales y a pesar de que la llamaba, no venia. No se si me dolió más encontrarme al peque caido del nido o la conversacion mantenida con la gente con la que estaba:
Yo: -Heidy!! deja eso ya y ven
Un chico: -pues creo que es un bicho porque lo he visto saltar
Yo: -Joder... HEIDYYYYYYY (mientras voy por ella)
Otro chico:-Total, si solo sera un bicho.
Yo: -Ya, pero el bicho tiene derecho a seguir vivo tambien.

El pollito estaba bañado en babas y la noche estaba entrando, con lo que así empapado no podría sobrevivir. Lo cogí y me lo puse entre las manos:

Un chico (el guaperas del grupo): - Vaya, otra como mi chica que bicho que vé abandonao, bicho que quiere llevarse a casa. El otro dia se cruzó un perro por la carretera y me dice que me pare para cogerlo... amos ni en broma, si es necesario hasta le doy una patada para que se quite de en medio.
Yo: - QUEEEEEEEE??????!!! no puedo creerme que estes diciendo eso, serias capaz de dar una patada a un animal????
El: - Hombre... quiza darle una patada no, pero asustarle para que se pire sí.
(Risitas del grupo)
Yo: - De verdad que cuando Dios hizo el reparto de corazon debió de darselo todo a unos pocos....

Me quedé con ellos unos minutos más, mientras ellos seguian con los comentarios "graciosillos", y luego me fuí a casa.

El pollo estaba bastante mal, de hecho tenía claro que no saldría adelante.

Una vez en casa, le dejé en un sofa, en el hueco entre el cojin el respaldo y el sofa, y metí una botella de agua caliente. Le separé las plumitas que las tenia repegadas de barro y babas y le di un poquito de agua con una jeringuilla. Pasadas unas tres horas fuí a verle. Estaba mucho mejor, hasta saltaba y aleteaba. Entre mi chico le dimos un poco de papilla hecha con una bolita de pienso de Heidy y agua; y otro pelin de agua. Hoy seguia vivo.

No podia dejarlo en casa durante mi jornada laboral, porque siendo tan larga no creo que aguantara sin agua y comida. Le dejamos bajo el rosal donde lo encontramos con la esperanza de que hoy, con las alas secas, sea capaz de apañarse solito.

La situación con las personas con las que paseaba fué de lo más incómoda. Siempre creí que alguien que convivia con un animal en casa desarrollaria un sentido de la empatía diferente al resto, pero ayer ví que me equivocaba. Me sentía sola, fuera del mundo, diferente al resto, sentí que esta sociedad no esta preparada para gente como yo, o soy yo quien no está preparada para vivir en este asqueroso mundo en el que un animal humano es capaz de saltar, vitorear, alegrarse y abrazar a otro por el simple hecho de que alguien que no conoce haga pasar una pelota a traves de dos postes y sin embargo no siente absolutamente nada cuando un animal no humano está indefenso y desvalido.

6 comentarios:

ROCIO Z dijo...

Yo también me siento incomprendida, excepto cuando leo tu blog.

Anónimo dijo...

no te sientas mal por la gente asi, porq somos muchos los q vemos las cosas igual q tu ;)
gracias por el blog

lorena dijo...

Buufff! me he sentido tan identificada!!...creo q este es nuestro día a día.. Aunque tengo muchos amigos que los adoro hay momentos en los que pienso si realmente tienen corazón por llegar a soltar comentarios como los que te dijeron a ti...
A veces me sicen "crees que siendo vegetariana o reciclando vas a cambiar el mundo?"... No lo sé, pero al menos pongo mi granito de arena y me siento mejor.
Ole por tus gestos!!

Virna dijo...

Tus palabras me han llegado...Me he sentido tantas veces asi!!!
Cuando hablo con amigos, con conocidos, hasta con mi propia familia!
Bueno somos de las poc@s alas que nos tocó un pedacito de corazón en el reparto...y como se sufre!! verdad?

Un abrazo con cariño.

bruma dijo...

La sensibilidad es algo que se puede tener pero para según con quién. En este mundo la gente ha aprendido a no sentir compasión por los animales, sobre todo por ciertos animales para así poder comérselos.

Yo me he sentido así muchas veces y la incapacidad de mis interlocutores para sentir compasión hacia los más débiles me hace siempre sentir fuera de lugar.

Pero no estás sola churri, que somos muchos! Cada vez más ;)

hadanevada dijo...

para nada estas sola, yo me siento feliz leyéndote, pq siento ese amor incondicional...
pero me quedé preocupada por el pollito...ainsss...no fuiste a verlo mas?